Esta temporada primavera-verano llega de la mano de una gama de colores amplia que abarca desde los pasteles hasta tonos más shocking, ideales para las temperaturas cálidas y para lucir pieles más bronceadas.

Uno de los tonos que marca tendencia es el nude, que no solo se ve en calzasdo  sino también en uñas, maquillaje y vestimenta. Este color es muy versátil porque se lo puede combinar con tonos llamativos para lograr un look chic y sofisticado y también con colores oscuros.

Y, sin dudas, el color estrella es el verde menta, que para alegría de muchas, suele ser muy sentador.

No se quedan atrás el naranja, el colorado, el rosa y los violetas que se imponen como para destacarse y lograr looks bien alegres y nada monótonos, incluso en el calzado, que viene pisando fuerte.

Plataformas con Faldas plisadas, de corte irregular, prendas rayadas, estampados florales, monos y  vestidos camiseros  son los must de esta temporada.  Colores brillantes y flúo se vienen con todo!

Los “imprescindibes” se diseñan en versión “retro” con pulsera tobillera y plataforma delantera. Los tacones de vértigo visten las sandalias multitiras donde el tobillo se sujeta para marcar tendencia. Colores, brillos y estampados para vestir tus pies en los días más calurosos.

ROMANAS

El calzado todoterreno propone complementar tus outfits recubriendo tu pie con rígidas tiras, flecos y ligeras sedas. Pisa fuerte con las sandalias romanas de esta primavera en combinaciones bicolor, colores flúor o en animal print. Detalles metálicos, combinaciones de texturas y originales formas que decoran talones.

Estilo Étnico callejero

Las transparencias esta temporada son protagonistas y van a ser las mejores amigas del bandeau. Combina una blusa holgada en color neutro con leggings. Para complementar aconsejamos una sandalia de plataforma taco chino de infarto en colores de Bionda & Bruna  y una cartera enfatizando esa esencia étnica. Esta primavera llévate la selva a las calles.

Estilo Gipsy

Una tendencia que nos devuelve los estampados étnicos, los tejidos artesanales y los destellos dorados. Las sandalias se decoran al son de las joyas y serán el calzado perfecto para un look 100% gipsy.
La prenda protagonista del estilo gipsy es la falda extralarga y estampada, pero nosotros queremos que explotes la tendencia con diferentes outfits. Dale a cada look un toque con diferentes detalles y adapta la tendencia de esta primavera a tu estilo. Te proponemos desdel más fiel a su esencia folk,  hasta el más chic!

Señorita Lady

Proponemos que combines otra de las tendencias de esta primavera con el bandeau, como son las faldas. Olvídate de plasmar el estilo de los 50 en estado puro y dale un toque atrevido con blusa transparente dejando ver la prenda fetiche. Compleméntalo con sandalias tobilleras y cinturón en la cintura recordando la esencia New Look.

sandalias de mujer Estilo Étnico   brillantes y flúo callejero   multitiras tacones de vértigo   de moda mujer

HISTORIA

Las sandalias son conocidas desde hace 10.000 años. Es el calzado de zonas templadas y calurosas. Los egipcios las usaban para evitar daños en sus plantas de los pies. El calzado más antiguo que se conoce es un par de sandalias fabricadas con paja trenzada, y que provienen de Egipto.
Las primeras sandalias de cuero y adornos, hechos de oro, fueron halladas en el baño del faraón Tutankamón. Este calzado se hacía a medida, durante todo la historia ha sido así. El tipo de sandalias, su decoración, su calidad eran símbolo de un estatus social.
Actualmente hay países donde es el calzado tradicional, no sólo por su bajo coste sino por su utilidad; evitan el calor, los daños en los pies de terrenos llenos de piedras o el calor que emana del suelo. La lluvia es otro elemento que ayuda a tomar la decisión de llevar sandalias, si se mojan no pasa nada, basta con secarlas.
Es, como podemos observar, cómodo, práctico, libre, elegante y sensual.
Siendo el calzado más antiguo de la humanidad, no ha dejado de tener vigencia y aumentado su calidad y utilidad.

SANDALIAS FEMENINAS.

Las sandalias egipcias solían tener la punta levantada y vuelta hacia el dedo. Algunas sandalias asirias tan solo constaban de un resguardo para el talón y los costados del pie, que se ataba sobre este mediante correas y que no tenía suela para la parte delantera del pie. Los romanos no solo usaban sandalias, sino que, según se cree, también llevaban zapatos parecidos a los actuales. La aristocracia y la familia real de los asirios, romanos y de otros pueblos calzaban sandalias más completas o bien zapatos parecidos a botas. Algunos beduinos de la zona del monte Sinaí utilizan sandalias hechas con diversas especies de dugón, animal marino parecido a la foca.

En la Actualidad

Las sandalias son utilizadas comúnmente en verano o en la playa. Las hay de diversos colores y estilos, según la moda. En Europa y América del Norte las usan tanto hombres como mujeres, mientras que en América del Sur, su uso está limitado al público femenino (aunque en algunos países de este último continente también existen sandalias diseñadas para hombres, las cuales son usadas como calzado informal).
En climas más fríos, las sandalias y chancletas, son casi exclusivamente usadas por las mujeres, que han dado a este calzado el estatus de icono de la moda, al añadirle tacón. Por ello, la chancleta es hoy en día un sinónimo de elegancia femenina, y se la puede ver a lo largo de todo el año, en los pies de las señoras cuando acuden a eventos de gala.
Según los expertos en moda, la sandalia es un zapato muy femenino, que debe usarse exclusivamente sin medias.
Se debe diferenciar entre Chancla o Chancleta de la Sandalia, ya que las primeras son de uso diario y "entre-casa" mientras que la sandalia hace alusión a la moda y la elegancia, esta es usada en su gran mayoría para ocasiones especiales; fiestas, reuniones, oficina; por lo que sus materiales son mucho más finos.

FORMA Y USO ACTUAL

A diferencia de las sandalias antiguas, que consistían simplemente de suelas sujetas al pie por correas, las sandalias episcopales son en forma de zapatos bajos y se asemejan a zapatillas. La suela es de cuero; la parte superior, generalmente adornada con bordadura, se hace en la actualidad de seda o terciopelo. No se requiere cruz sobre las sandalias; en Roma este es un privilegio exclusivamente papal. Con las sandalias se usan las medias litúrgicas, caligæ. Las medias, que son de seda, son tejidas, o bien se hacen cosiendo juntas, piezas de tela de seda que han sido cortadas en forma apropiada; se llevan sobre las medias ordinarias. El privilegio de usar las sandalias y las caligæ pertenece solamente a los obispos. Pueden ser usadas por abades y otros prelados solo por privilegio especial del papa y únicamente en cuanto el privilegio lo conceda. El calzado pontifical se usa solamente en la Misa pontifical solemne y en oficios realizados durante la misma, como ordenación, pero no en otras ocasiones, como, por ejemplo, Confirmación, Vísperas solemnes, etc. Es por lo tanto en el sentido más exacto de la palabra, una vestidura usada durante la Misa. El color litúrgico para el día determina el color de las sandalias y las caligæ; no hay, sin embargo, sandalias o medias negras, en cuanto el obispo no hace uso del calzado pontifical ni en misas de difuntos ni en Viernes Santo. Las Sandalias y las medias se acostumbran solamente en el Rito Latino y no se conocen en los Ritos Orientales.

verano temporada femeninas diarias vestir brillo   leopardo moño de mujer de moda para mujer   negro basico Plataforma taco color forma confort   mujer para muje tiras hebilla

HISTORIA

Las Sandalias y las medias pertenecen a las vestiduras litúrgicas sustentadas por la evidencia más antigua. Están pintadas sobre los monumentos del siglo quinto, por ejemplo sobre mosaicos de San Sátiro cerca de San Ambrosio en Milán, y en aquellos del siglo sexto, v.gr., los mosaicos en San Vitalio en Rávena. Originalmente las sandalias eran llamadas campagi, las medias udones. Los zapatos recibieron el nombre de sandalia probablemente durante el octavo a noveno siglo, y su nombre les fue aplicado primero en el norte; la denominación caligæ para los udones entró en uso en el siglo décimo, también en el norte. En cuanto a la forma y material originales de las campagi, eran zapatillas que cubrían solamente la punta del pie y el talón, y deben haber sido sujetadas al pie por correas. Esta zapatilla era hecha de cuero negro. Las medias eran, muy probablemente, hechas de lino, y eran de color blanco. En el período más antiguo las campagi y los udones no eran de manera alguna un ornamento episcopal exclusivamente, puesto que eran usadas por los diáconos. En verdad esta cobertura del pie no estaba reservada exclusivamente para el clero, así como no solamente los monumentos muestran que las campagi y los udones eran usados por el laicado, sino que también Lydus atestigua este uso (De mag., I, xvii). Las Campagi y los udones originalmente fueron usados en la era post-Constantino como una señal de distinción por ciertas personas de rango, y probablemente fueron copiados del calzado de los antiguos senadores. Su uso llegó gradualmente a ser costumbre entre el alto clero, especialmente cuando estos comparecían en su plena capacidad oficial para la celebración de la Liturgia. Durante los siglos octavo y noveno también los subdiáconos y acólitos romanos utilizaban un calzado distintivo, los subtalares, que, sin embargo, eran más sencillos que las campagi, y no tenían correas. Las sandalias y las medias llegaron a ser una vestidura específicamente episcopal alrededor del siglo décimo. Aparentemente ya en el siglo doce, o a más tardar en la segunda mitad del siglo trece, no fueron usadas más por los diáconos principales de Roma. El privilegio de usar las sandalias y las caligæ fue primero concedido a un abad (Fulrad de San Denis) en 757 por Esteban III. Este es, sin embargo, un caso aislado, ya que fue solamente después del último cuarto del siglo décimo, y especialmente después del siglo doce que llegó a ser costumbre conceder este privilegio a los abades.

DESARROLLO DE LA FORMA

Las caligæ no parecen haber experimentado ningún desarrollo particular. En la Edad Media reciente eran, como regla general, hechas de seda. La más temprana imposición de las regulaciones para los colores litúrgicos respecto a las caligæ parece haber sido en Roma, pero aún aquí, probablemente no ocurrió hasta el siglo catorce. Las sandalias retuvieron sustancialmente su forma original hasta el siglo décimo. Entonces las correas fueron reemplazadas por tres o cinco lenguas que llegaban al tobillo, extensiones del cuero superior sobre la punta del pie, y estas eran ajustadas al tobillo mediante un cordón. En el siglo doce estas lenguas fueron gradualmente acortadas; en el siglo trece, la sandalia era un zapato regular con una abertura por encima del pie o a un lado para hacer más fácil la postura. En el siglo diez y seis hubo un retorno a la forma original de la sandalia; en lugar de un zapato alto ahora llegó a ser una vez más un revestimiento del pie, como una zapatilla, una forma que ha retenido hasta la actualidad. El material del cual se hacen las sandalias pontificales fue, hasta el siglo trece, exclusivamente cuero, en ocasiones cubierto con seda. Desde la Edad Media reciente, la parte superior de las sandalias ha sido hecha, no de cuero, sino de seda, terciopelo, etc. No es sino hasta alrededor de 1400, con la excepción de ejemplos previos enteramente aislados, que se va a encontrar una cruz sobre las sandalias. La decoración en forma de horquilla, frecuentemente encontrada en zapatos pontificales, especialmente en aquellos del siglo trece, no era una cruz sino simplemente un adorno.

sandalias, Las mejores sandalias 2014, sandalias de mujer, sandalias

Bionda & Bruna

sandalias, Las mejores sandalias 2014, sandalias de mujer, sandalias

sandalias, Las mejores sandalias 2014, sandalias de mujer, sandalias

sandalias, Las mejores sandalias 2014, sandalias de mujer, sandalias

User Login (es)

Calzado de Cuero - Fabrica de Zapatos - Zapatos Talles Grandes - Zapatos Talles Especiales - Posicionamiento Natural